La maternidad Lado B. Mi post parto

Photo: Bojan Zadravec

Photo: Bojan Zadravec

Durante 9 meses eres el centro de atención de propios y extraños. Después de casi 40 semanas de estar rodeada de todo tipo de cuidados (algunos de ellos francamente excesivos), apenas te quitan los puntos de la cesárea o episotomía, te conviertes en un ente practicamente invisible para todo tu entorno.  Y cómo no iba a suceder; has parido al nuevo miembro de la familia, el pequeñito mas bello, delicado  e inocente. Ya está el bebé en casa, todos sanos, todos felices y, sin embargo, tú no reconoces ni el suelo que pisas; estas irritable, triste, muy cansada y con las hormonas alteradas. Las visitas te dan la sensación de que tienes que ser forzosamente feliz, ¿acaso no lo eres?

Y no son las dolencias fisicas las que te tienen tumbada, pero tu prefieres decir que te molesta la herida, que te duele la cabeza pero en realidad estas medio desquebrajada, un poco rota, totalmente desorientada,  que prefieres meterte debajo de las sabanas para ir pegando poco a poco los pedacitos de tu persona y hacer una reinvencion express de tí misma. Y si, es cierto, que tienes el hijo mas bello del mundo, pero que todo lo que estas experimentando es nuevo para ti y que el peso de la responsabilidad son apenas cuatro kilos, pero tú, madre primeriza, sientes que es mucho más, que no puedes con ello, que tendras que abandonar todo, incluso a ti misma, para salir adelante con tu familia.

Y vuelves a hacer contacto con la realidad y sales de la cama y está ahí tu suegra hablando de lo bien que le sentó el embarazo y que su recuperacion fue inmediata. Que al otro dia ya estaba ordeñando vacas. Y tu madre hablando de la sobrina que quedó con cuerpazo apenas parir. Y vas al espejo del baño y no te encuentras o no encuentras a la mujer que fuiste hasta hace unos meses. Descubres un cuerpo raro, amorfo y una barriga con tantas rayas que hasta pareces zebra (pero no dices que estas asustada con la imagen de la mujer que viste en el espejo; prefieres callar y asumir que esas son marcas de batallas, las cicatrices que conlleva traer un hijo al mundo, eso dicen, pero tu insistes y hasta te sientes egoista, superficial porque crees que ese será tu cuerpo de por vida).

Y entras a google buscando complicidad, solidaridad y con suerte, un hombro donde llorar. Escribes “postparto”  y te regresa miles de links para que te enteres como recuperar la figura, como frenar la caida del cabello, dieta, lactancia, que tomes calcio, que te olvides del cafe, abdominales hipopresivos, como generar más y mejor leche. Y te quedas peor porque nada ahí habla de la terrible confusion que sientes. Y una vez más empiezas a suponer que  debes ser anormal, la tonta del pueblo, que ya antes te lo dijo tu madre, que eres muy emotiva y eso no te llevará a ninguna parte.

Y  sientes que estas dentro de la pelicula Intensamente (Inside-Out) Hasta puedes ver lo que sucede dentro de tu cerebro: Alegria, Triteza, Desagrado, Furia y Miedo estan con la ansiedad hasta arriba apretando botones a lo loco y a los  tres minutos, nada, agotados todos. Y minuto y medio más tarde, vuelven a la carga una vez más y aprietan todos los botones al mismo tiempo. Todas las emociones queriendo expresarse, queriendo salir y tú las reprimes y sólo atinas a musitar un “que feliz estoy” cuando en realidad quieres gritar “!!Qué coño me esta pasando!!”

Y te quedas ahí, como suspendida en el tiempo, con un bebe en brazos y moviendote sólo lo necesario para no cagarla. Y si a esto le agregas que tienes mucho sueño, que las noches y los dias son interminables con las tomas de leche  y los cambios de pañal y que no estas dándole pecho como se debe, y que no lo sostienes bien, y que la muerte de cuna, y las visitas interminables, y que no hay dinero que alcance con tanto gasto y que para joderla más estas en casa de tu madre o tienes a los suegros en la tuya (para el caso es lo mismo) y que te levantas no se cuantas veces en la noche para ver si el niño sigue respirando… asi vas sumando. Furia, Tristeza, Felicidad, Desagrado y Miedo  estan ya cansadas y sólo atinan a apretar botones a lo loco, hasta que la consola de control de las emociones se jode…. (o es que quiza fuiste de las afortunadas cuyas emociones volvieron a su estado normal después de un tiempo prudente… pero conmigo no fue asi. Se jodió el control de las emociones y todo generó en una depresión post parto, pero esa ya es otra historia que contaré en otro momento).

Y todo este descalabro emocional no es para menos: estas viviendo el proceso fisico y emocional más importante de tu vida, pero tu no sabes nada de esto. No sabes que estas en crisis,  y cómo saberlo, si las imagenes de embarazadas felices que te acompañaron en el embarazo, ahora son madres felices, delgadas, con post partos que transcurren con calma, con dicha que se desborda, sin ojeras,  y hasta con cierta elegancia. Y son esas mismas mujeres las que, con  preciosos senos, alimentan a sus criaturas como si fueran  vacas, mientras a tí te acechan con preguntas sobre la calidad de tu leche, que acaso será agua, que tu suegra no sólo tenia mucha leche, sino de la mejor calidad, que hasta sobraba para hacer flanes para todo el edificio, mira tu. Pues aprovecho el momento para decirte !Bienvenida al post parto!

¿Dije proceso fisico y emocional? Pues si, eso mismo. Físico. Emocional. Nos preparan y nos cuidan para el proceso físico, tenemos una idea, aunque sea lejana, de los cambios y alteraciones fisicas tras el parto, pero nadie nos prepara para el desafio emocional que conlleva traer vida al mundo, parir, amamantar, cuidar del otro, sostenerlo en brazos. Emocionalmente estamos descubiertas, sencillamente porque nadie nos hablo de ello, ni los medicos, ni tu madre, ni tu prima que ya tiene tres hijos y menos tu suegra, que es la fortaleza personificada.

Asi fue parte de mi post parto. Ojala a alguna le pueda servir mi experiencia para llegar con más preparacion emocional a este momento de sus vidas.

Y ustedes,  ¿me cuentan que tal les fue en el  post parto?

Que tengan un dia a toda madre, Laura