De mi personalísima Wish List: Reproductor dvd Panasonic

By Tina Torrence

Aunque en algún momento de esta Moleskine® declaré que no me gustaba el Día de la Madre por la intensidad dramática que conlleva, de la misma forma dije que tendría que escribir mi propia historia, ahora como madre, a modo de quitarle la carga emotiva y, ahora si,empezar a disfrutarlo.  En esas ando. Cronopio está creciendo y anda que no para ensayando la sorpresa que nos darán los niños en su colé y, ante su emoción no puedo más que sumarme  y esperar a que llegue el mentando día. Y este año si quiero un regalo.  Es más, me merezco ese regalo.

Lo primero que puse en mi wish list fue una visita al spa. El gusto de imaginarme en el spa me duró veinte segundos: después de una larga sesión de mimos a mi espalda y pies, inevitablemente tendría que regresar a mi realidad, cual Cenicienta cuando le dan las doce de la noche. Hasta ahí llego mi gusto por el spa.

Desde que el Churri y yo nos convertimos en padres, lo que más añoramos es ir al cine; poco a poco hemos ido recuperando las actividades que disfrutábamos cuando Cronopio no había llegado a nuestras vidas, pero lo cierto, es que seguimos sin ir al cine. Ninguno de los dos vivimos en nuestra ciudad de origen y no tenemos familia que nos cuide al niño mientas nos vamos al cine, y la opción de contratar una niñera, sencillamente se nos escapa del presupuesto, pues sale mucho más cara que el kit cine-refresco-palomitas-helado.

Viendo que el rezago filmografico  que padezco es digno de vergüenza, lo tengo decidido: quiero un reproductor dvd Panasonic!!!

Aprovechando que Cronopio ya no grita  ¡¡ Mamá!!  cada 45 segundos en promedio, sino cada 3.5 minutos, lo que quiero para este Día  de las Madres es sentarme todo el día a ver pelis, muchas pelis, las pelis que no he visto en años, con un bowl de palomitas enorme, Coca Zero a tope y tarrinas de helados de varios sabores, y no levantarme en todo el día,

Aquí les dejo mi lista de pelis para el Dia de la Madre:

Y si despues de esta sesión te da por sentirte la mala madre mas mala, este reproductor de dvd de Panasonic cuenta con ranura para tarjeta de memoria y para USB para que te pongas a ver las fotos y videos de tu vástago con una calidad insuperable.

¡Estan todas invitadas a celebrar conmigo el Dia de la Madre!

¿Alguna sugerencia que agregar a mi lista de peliculas?

Que tengan un dia a toda madre!

 

La depresión, querida amiga

prozac

Prozac, mi compañera bicolor, que durante años fue una especie de bastón.

Cuando andaba allá por los veintitantos años enfrenté formalmente mi primer periodo depresivo mayor. Digo formalmente porque aunque anteriormente ya había pasado por periodos sumamente difíciles, nunca tuve la oportunidad de ser atendida sencillamente porque no sabía qué diablos pasaba conmigo. Hasta los veintitantos recibí atención de profesionales, como psiquiatras y psicólogos y, debo decirlo, en un principio me daba mucha vergüenza hablar del tema. Muy poca gente dentro de mi entorno sabía que yo iba a un hospital psiquiátrico pues quería evitar que la gente me imaginara usando una camisa de fuerza. Son tantos los prejuicios que se tienen sobre las enfermedades psiquiátricas que decidí no decir nada.   Hasta que yo normalice mí relación con mi propia enfermedad, me quité de penas y fue así como mis amigos y demás familiares sabían lo que me estaba sucediendo.

Desde entonces, para mí no representa la menor vergüenza hablar de mi etapa psiquiátrica más intensa; de todos esos años de cruzar la ciudad para ser atendida en un hospital psiquiátrico, de tomarme no sé cuántas pastillas al día, de salir a caminar por esta gran ciudad y caminar durante horas del brazo de mi madre, para que yo no cayera, para que yo generará endorfinas y para que me olvidara unos momentos de esto que formalmente se llama “periodo depresivo mayor”.

No es que yo vaya por la vida con un letrero que diga “Cuidado. Estoy altamente medicada y voy al psiquiatra”. Nada de eso. Simplemente que cuando se da la ocasión y si alguien lo pregunta o se dice una barbaridad sobre la depresión, yo hablo de mi experiencia. No me avergüenza en nada. Es una historia de lucha, de tesón y de mucha persistencia.

La depresion, hoy día, es una de las enfermedades que más discapacidad causan y, pese a ello, se le conoce tan poco.

Cuando yo estaba embarazada me abrí blog que se llamaba “Esperando a Cronopio”,  donde intenté escribir toda la confusión de esos meses, pero a mí misma me parecía una locura hacerlo. Por ello es que, ya con más herramientas y más fortalecida, posteriormente decidí abrir este blog, para compartir mi experiencia con la depresión y la maternidad. Es cierto que les debo muchos más post sobre este tema, del que debo seguir ahondando e insistiendo. Seguro que la depresión post parto seguirá haciendo de las suyas;  mi deseo es que cada vez haya más mujeres informadas sobre el tema, para que tengan más armas para enfrentarla y, sobre todo, para que no se sientan aisladas o bichos raros.

Caro López Moya, Mamá Resiliente, me ha entrevistado sobre mi depresión post parto. Les comparto esta entrada con mi testimonio escrito desde mis entrañas. ¡Espero les guste!

img_0121https://lamoleskinedemama.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=757&action=edit

Esta entrevista es una idea que surgió cuando dejaste un comentario en mi entrada sobre “depresión postparto”. ¿Cuándo te diste cuenta de que la habías padecido?

Prácticamente hasta que Cronopio, mi hijo, cumplió nueve meses. Poco antes de cumplir 25 años tuve que ser atendida por un periodo depresivo mayor, que me llevó a estar medicada y atendida por psiquiatras y psicólogos. Fue una etapa bastante dura para mí pero salí adelante, a veces a contracorriente, pero pude cumplir mis sueños, que eran viajar y estudiar (y por estudiar, estudié hasta un Doctorado). Así que cuando tú hablas de resiliencia sé muy bien de qué estás hablando, porque si alguna palabra me define es precisamente la resiliencia. A pesar de conocer tan bien a la depresión y, de cierta forma, hacerla mi amiga y compañera de vida, cuando me embarazacé y parí, no supe identificarla.

El embarazo y el post parto fueron sumamente difíciles y hasta que me detuve un momento a analizar mis miedos, es que tomé la decisión de hacer algo. Me daba miedo ducharme con mi hijo, pensaba que en cualquier momento iba a salir un enorme chorro de agua hirviendo y nos iba a dejar calcinados a ambos. Ir por la calle con él en su sillita era algo que me llegaba a paralizar pues creía que de la nada saldría un auto que pasaría encima de nosotros. Así puedo decirte muchos de los miedos y angustias que tenía; lo que me hizo recapacitar es cuando me di cuenta que yo quería huir del mundo y lo hacía metiéndome horas debajo de las mantas. Y mi hijo empezó a jugar y a gatear debajo de ellas. Me dolió tanto esa imagen de él que en ese momento pensé que tenía que hacer algo y me di cuenta, por fin, que estaba pasando por otro periodo depresivo mayor.

Quieres seguir leyendo? Aquí te dejo la entrevista completa, no te la pierdas!

Mis súper poderes de madre (o de cómo me convertí en mamá emprendedora)

cups

Desde que soy madre  detesto los relatos de las madres súper poderosas que con un aire de liviandad y relajación inauditos, parecen tener el control sobre cada asunto de su vida; al mismo tiempo que van súper peinadas y montadas en unos zapatos altísimos, parecen gestionar con gran facilidad todo lo relacionado con sus hijos, trabajo, marido, relaciones públicas, gimnasio, redes sociales, hobbies y cada rincón  de su vida personal. No sólo me cuesta creer  la total veracidad de esos relatos, sino que no me indentifico con ellos.

La primera súper mujer que conocí fue mi suegra, por supuesto. Cronopio tenía seis meses de edad y yo el mismo tiempo sin dormir bien y con depresión post parto. Se notaba a leguas que no la estaba pasando bien; pese a ello y con un hijo que hasta el momento no conocía la ropa sin arrugas, mi suegra, muy ancha ella, tenía que soltar una de sus joyas: ella nunca había dejado de hacer todo lo que  le gustaba aún con dos hijos; cuando ellos se levantaban, ya tenían en la mesa la fruta finamente picada (que se note que dijo finamente picada, no un vulgar plátano al que tu hijo le quita la cascara en dos segundos).  La intensa jornada de mi suegra incluía café con las amigas, visita rápida a la peluquería, dejar comida y mesa lista a la una de la tarde y marcharse por los hijos al colegio, entre doscientas cosas más para terminar su día sentada viendo las noticias mientras le  cosía a sus hijos la proxima colección de ropa primavera-verano. Y todo lo hacía sin despeinarse. Desde ese momento tomé conciencia que no hay vara más dura para medir a una madre, que la vara de otra madre.

Hoy me queda claro que este tipo de relatos están hechos en base a algunos hechos reales y  adornados con ficción pura; son historias diseñadas para que la que la cuenta, se luzca como una mujer extraordinaria,mientras que tu,  madre primeriza que desde hace siglos no se afeita las piernas y que piensa que nunca va a recobrar la cordura, te sientes un poco mierda y mucho más agobiada  aún con la mitad de cosas que hace tu suegra en un día.  Escuchas a estas mujeres extraordinarias y sientes que has perdido el control de absolutamente todo lo que tiene que ver con tu vida y ni siquiera tienes la menor idea de cuándo o dónde recuperarlo.

Hoy día puedo decir que yo también soy una de esas madres súper poderosas; una madre que  cual camioneta todo terreno   va saltando los baches y  los obstáculos que se le ponen en el camino. Eso sí, yo termino el día bastante jodida y hace ya un ratote que no voy a la peluquería. Las dos ultimas veces mi paso por este lugar fue un tanto patético: aprovechando que Cronopio necesitaba con urgencia un corte de pelo, lo lleve a un lugar ad hoc para niños y yo, con ojos de perro hambriento, le pedí a la peluquera si podía cortarme el pelo . A la salida me dieron un regalito, justo como hacen con todos los niños que se dejan cortar sin dramas.

hersey

A raíz de que empecé a estudiar pastelería, descubrí lo mucho que me apasiona y decidí emprender mi propio negocio desde casa. Se trata de Hornear, Comer, Amar, galletas y pasteles personalizadados y hechos sobre pedido. Regalaba muchas galletas y pasteles y a donde quiera que me invitaban llevaba algo para que la gente lo probará; sin embargo, tenía que dar un paso más allá, pero, ciertamente, no sabía hacía dónde. Después de tomar mi segundo curso con Yuri O. Villela decidí emprender mi propio negocio. Yuri no sólo es la mejor galletera de este país, sino una chica excepcional que comparte su experiencia de vida  en el mundo de la repostería, de cómo  ella, de ser una madre deprimida y frustrada con su vida laboral (justo como yo), se puso a hacer galletas y  a base de trabajo constante y disciplina, hoy es quien es. Cuando ella vino a mi ciudad en octubre, salí con un cúmulo de ideas y, lo que es mejor, me convencí de que yo también saldría adelante. En diciembre me dediqué a hacer cerca de 300 galletas (y algunos pasteles), de las que vendí absolutamente todas. Mi Churri, que me apoya en cada locura que hago, me promocionó en su trabajo y prácticamente se convirtió en mi agente de ventas; también conté con el apoyo de conocidas que me permitieron promocionarme en sus negocios y aquí estoy…. horneando mucho, comiendo poco y amando lo que hago.

 

No ha sido fácil. He tenido que planificar mis tiempos al máximo, dejar a un lado algunas cosas, olvidarme de leer media hora antes de dormir y, en  muchas ocasiones, olvidarme por completo de la casa para concentrarme en la cocina. Han sido días de comer comida de la fondita, de tener montones de ropa limpia apilada arrugándose en un rincón. Han sido semanas de no comunicarme con los amigos, ni ponerles un whatsapp. O días en que Mi Churri y Cronopio se han marchado todo el día a buscarse algo que hacer fuera de casa para que yo pueda avanzar con mi trabajo.

El único sabor agridulce que me queda en la boca es en relación con mi hijo. Aún debo aprender a manejar las culpas que me  ocasiona no ponerle la debida atención en los momentos de más trabajo; todo esto quizá se traduzca para él en que ya no lo quiero  tanto como antes, o que por lo menos ya no es mi centro de atención y estas ideas que sólo yo supongo, me causan culpa, malestar y, de cierta forma, me hacen sentir que estoy haciéndole daños irreparables en su vida (suena cursi pero de verdad lo he pensado). Por otro lado, me tranquiliza saber que el está creciendo bajo mi mirada y en su casa, y que no tenemos que pasar por la difícil situación, a veces dramática, que padecen otras madres a las que sus horarios laborarles sencillamente les impiden conciliar y, por ello, tienen que dejar a sus criaturas con la vecina, con la prima de una amiga o con quien se pueda, sin  tener que gastarse más de la mitad de su salario en pagar niñeras. ¿Qué hacen las madres que trabajan fuera de casa cuando los hijos se enferman y no pueden echar mano de los abuelos? ¿Qué hacen ellas los últimos viernes de mes cuando la mayoría de los niños de este país no van al colegio por disposición de la autoridades educativas?  Cronopio está  en su casa, es cierto que a veces bastante harto y que el quisiera ir al parque o que jugasemos  todo el día, pero hay ocasiones en que no puedo darle todo lo que él me demanda, pero eso sí,  él está  seguro en su casa, bajo mi mirada (lo que también es cierto, es que Cronopio ahora tiene una madre mucho más feliz y que poco a va empoderandose).

Son unas cosas por otras. Me siento feliz de descrubrir mis súper poderes: transformar poco a poco mi vida, explotar mis pasiones y claro, convertir la harina, la mantequilla y el azúcar en cosas lindas.

Todas tenemos súper poderes, ¿ya sabes cuál es el tuyo o estás en vías de descubrirlo? ¡Compárteme tu experiencia!

2016, un año lleno de absurdos (de cómo me he sentido la peor madre del año)

Que no he muerto, aunque por ahí anden diciendo todo lo contrario; para que quede constancia de ello, aquí les dejo mi personalísimo recuento de cómo me fue este año, en lo que se refiere a cuestiones relacionadas con la maternidad.

En resumidas cuentas me he sentido un poco mierda pensando que entre más crece mi hijo,  yo encuentro nuevas formas de irla cagando como madre. Siempre siento que nunca hago lo suficiente y aunque día a día  intento crear mi propio modelo de maternidad, este siempre se ve contaminado cuando convivo con tanta madre súper poderosa (aquellas que parecen gestionarlo todo a la perfección, las que no se vuelven locas ni pierden la paciencia,cuyos hijos no hacen berrinches ni cuestionan su autoridad en público, y todo esto lo hacen subidas en tremendos tacones, luciendo pelazo). Ante esto, yo sólo  me quedo con cara de what, en el mejor de los casos. La mayor parte de las veces me cuestiono terriblemente sobre lo que estoy haciendo mal, respecto a mi y respecto a Cronopio y tengo días en que siento que la cago en absolutamente en todo y entro en pánico buscando respuestas en Google a preguntas del tipo “qué hacer si mi hijo no me hace absolutamente ni puto caso”; “consejos fáciles para que los hijos recojan los juguetes a la primera”; “como mantener la paciencia si mi hijo reclama mi atención total cada dos minutos y medio” y así, googleando hasta la náusea.

Ivanka reluciente y perfecta como muchas madres que van al colé de Cronopio.

Típica foto de una madre típica que después de hacer la limpieza de la casa, concilia trabajo y maternidad, al mismo tiempo de que luce pelazo, ropa perfectamente planchada y el bebe no está ni meao, ni cagado. Aclaración: la de la foto no soy yo, es Ivanka Trum

Aquí les dejo mis peores momentos como madre en el 2016:

De cuando otros me confirman mi estupidez.

Dos horas en el parque y 2 kilos de tierra encima no son suficientes para Cronopio. Él siempre querrá más.  No hay forma de explicarle que nos tenemos que ir. El camino a casa se hace entre berrinches, lloros y dramas. Cronopio encabronadisimo porque no consigue nada a cambio solo atina a gritarme “estúpida”. Para ser sincera, yo quería decirle que si, que era muy estúpida al pasarme las horas en fiestas infantiles soportando a madres odiosas y todo para que él se diviertiera; si, súper estúpida porque no logró bajar ni 5 kilos; súper estúpida porque aunque me esfuerce no logro verme ni tan guapa ni tan arreglada como esas madres súper star que Cronopio ve a la salía del cole.Y si, estúpida por qué no logro aprender a conducir, también como esas madres del cole, que llegan a recoger a sus criaturas en una todo terreno. Y así de pesada y larga como la Cuaresma estaba a punto de lanzarme con Cronopio.  Tuvo consecuencias, como cero televisión y caramelos pero yo me quede con mi corazoncito de madre un poco roto solo por ese día.

De cuando grito y me sale un espejo con la imagen de mi madre.

Desde el embarazo tenía pavor de ser una madre  como la mía y amar a mi hijo con la misma baja intensidad con la que mi madre me ha amado;  ya sé que esto ha sonado tan dramático que hasta escucharon violines de fondo, pero aclaro: superé este episodio cuando sentí como mis ojos se llenaban de amor cada vez que miraba a mi hijo. Sin embargo, tengo mis momentos en que grito y derramo histeria como lo hacía mi madre. Y eso me dolió. Me dolía que cada que ella abría la boca, ladraba. Y me duele aún más seguir ese camino; por ello,  he hecho el compromiso conmigo misma  de no gritar ni ladrar a mi hijo solo por 24 horas.

 De cuando soy madre trabajadora y yo soy la última en enterarme

Tuvo que venir La Fabulosa K,  guía de Cronopio, a decirme que seguro navidades es una época pesada para mí por todo el trabajo que tengo con las galletas y pasteles; que las  madres que trabajan no tiene porque arrastrar culpas, que todo lo hacen por el bienestar familiar. Pues si, no me había dado cuenta de que soy madre de familia, llevo la casa y acabo de echar a andar un negocio casero de pasteles y galletas personalizadas. Lo que me dijo la guía de Cronopio fue como una revelación, de verdad, así de absurda puedo ser. Desde entonces cambié el chip: ya no soy la señora que hace galletas monas, ahora soy la CEO  de Hornear, Comer, Amar.

Cuando te sabes mediocre y el mundo te confirma que eres más que eso.  

Ya la llevas mal con los gritos, los berrinches, el poco control que tienes sobre la criatura a pedar de que estás convencida de que poner límites a tiempo es lo mejor. Me sentía lo suficentemente jodida cuando en ese instante llegó una invitación del colegio para asistir a una clase muestra para que los  padres veamos cómo trabajan nuestros hijos bajo la pedagogía Montessori. Cronopio, que es un torbellino en casa, es encantador bajo la mirada de su guía. Hace todo pasó a paso, con un orden y pulcritud que ya la quisieran las Infantas Leonor y Sofía, entonces ¿porqué carajos en casa avienta todo al suelo? Mi respuesta fue que yo soy una mala influencia para Cronopio, no pude evitar decirme esto de golpe, aunque ahora con el tiempo no dramatizo mucho esta experiencia y, por el contrario, estoy tan orgullosa de que mi chico se comporte tan bien en el cole.

 

De cuando todos demuestran en público lo buen rollo que son como padres y se ponen en cuclillas a la menor provocación

Maldito Principe William que puso de moda lo que muchos  sabíamos: agáchate para hablarle a tu hijo y así crearas empatía. Yo todo el día ando como bragas de puta: de arriba para abajo y me duele el coxis y la ciática y todo lo demás. Cronopio habla hasta por los codos lo que equivale que yo me tendria que agachar cada dos minutos y mis músculos no están para esos detalles  Montessori. Así que si no tengo donde sentarme para estar a la altura de mi hijo, me invento la empatía desde mi 1.60 de estatura.

image

Kate en cuclillas, creando empatía y de paso para que le quede claro a George que está sacando de quicio a su pobre madre

Y para ser justa conmigo misma, tengo que reconocer que también tuve mis cosas buenas como madre. Me dio mucho gusto tener la capacidad de respetar la libertad de mi hijo cuando éste quiso llevar al colé unos zapatos de niña llenos de colorines. Llegó al colé feliz luciendo sus zapatos hasta que se aburrió de ellos y fin de la historia. Nunca más se ha acordado de ellos. Y si, nada sucedió, fue un hecho natural que a él le hubieran gustado esos zapatos tan lindos y nadie aquí se hizo historias en la cabeza. También he tenido que aprender que mi hijo, en su enorme capacidad de amar, está descubriendo nuevos amores y aunque mami es mami, él ama a sus abuelas, a su guía y a sus amigas. Ni siquiera me he permitido sentirme celosa, hasta el momento. He aceptado que a Cronopio no le gustan los festivales infantiles donde tenga que bailar y que por poco que haga sobre el escenario, estoy segura que está haciendo su mejor esfuerzo. Y lo mejor: le he he enseñado que nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a tocar su cuerpo, ni a hacerlo sentir mal.

 

¿Cuál fue su peor momento como madres en el año que recientemente terminó?

Que tengan un día a toda madre, Laura

La maternidad Lado B. Mi post parto

Photo: Bojan Zadravec

Photo: Bojan Zadravec

Durante 9 meses eres el centro de atención de propios y extraños. Después de casi 40 semanas de estar rodeada de todo tipo de cuidados (algunos de ellos francamente excesivos), apenas te quitan los puntos de la cesárea o episotomía, te conviertes en un ente practicamente invisible para todo tu entorno.  Y cómo no iba a suceder; has parido al nuevo miembro de la familia, el pequeñito mas bello, delicado  e inocente. Ya está el bebé en casa, todos sanos, todos felices y, sin embargo, tú no reconoces ni el suelo que pisas; estas irritable, triste, muy cansada y con las hormonas alteradas. Las visitas te dan la sensación de que tienes que ser forzosamente feliz, ¿acaso no lo eres?

Y no son las dolencias fisicas las que te tienen tumbada, pero tu prefieres decir que te molesta la herida, que te duele la cabeza pero en realidad estas medio desquebrajada, un poco rota, totalmente desorientada,  que prefieres meterte debajo de las sabanas para ir pegando poco a poco los pedacitos de tu persona y hacer una reinvencion express de tí misma. Y si, es cierto, que tienes el hijo mas bello del mundo, pero que todo lo que estas experimentando es nuevo para ti y que el peso de la responsabilidad son apenas cuatro kilos, pero tú, madre primeriza, sientes que es mucho más, que no puedes con ello, que tendras que abandonar todo, incluso a ti misma, para salir adelante con tu familia.

Y vuelves a hacer contacto con la realidad y sales de la cama y está ahí tu suegra hablando de lo bien que le sentó el embarazo y que su recuperacion fue inmediata. Que al otro dia ya estaba ordeñando vacas. Y tu madre hablando de la sobrina que quedó con cuerpazo apenas parir. Y vas al espejo del baño y no te encuentras o no encuentras a la mujer que fuiste hasta hace unos meses. Descubres un cuerpo raro, amorfo y una barriga con tantas rayas que hasta pareces zebra (pero no dices que estas asustada con la imagen de la mujer que viste en el espejo; prefieres callar y asumir que esas son marcas de batallas, las cicatrices que conlleva traer un hijo al mundo, eso dicen, pero tu insistes y hasta te sientes egoista, superficial porque crees que ese será tu cuerpo de por vida).

Y entras a google buscando complicidad, solidaridad y con suerte, un hombro donde llorar. Escribes “postparto”  y te regresa miles de links para que te enteres como recuperar la figura, como frenar la caida del cabello, dieta, lactancia, que tomes calcio, que te olvides del cafe, abdominales hipopresivos, como generar más y mejor leche. Y te quedas peor porque nada ahí habla de la terrible confusion que sientes. Y una vez más empiezas a suponer que  debes ser anormal, la tonta del pueblo, que ya antes te lo dijo tu madre, que eres muy emotiva y eso no te llevará a ninguna parte.

Y  sientes que estas dentro de la pelicula Intensamente (Inside-Out) Hasta puedes ver lo que sucede dentro de tu cerebro: Alegria, Triteza, Desagrado, Furia y Miedo estan con la ansiedad hasta arriba apretando botones a lo loco y a los  tres minutos, nada, agotados todos. Y minuto y medio más tarde, vuelven a la carga una vez más y aprietan todos los botones al mismo tiempo. Todas las emociones queriendo expresarse, queriendo salir y tú las reprimes y sólo atinas a musitar un “que feliz estoy” cuando en realidad quieres gritar “!!Qué coño me esta pasando!!”

Y te quedas ahí, como suspendida en el tiempo, con un bebe en brazos y moviendote sólo lo necesario para no cagarla. Y si a esto le agregas que tienes mucho sueño, que las noches y los dias son interminables con las tomas de leche  y los cambios de pañal y que no estas dándole pecho como se debe, y que no lo sostienes bien, y que la muerte de cuna, y las visitas interminables, y que no hay dinero que alcance con tanto gasto y que para joderla más estas en casa de tu madre o tienes a los suegros en la tuya (para el caso es lo mismo) y que te levantas no se cuantas veces en la noche para ver si el niño sigue respirando… asi vas sumando. Furia, Tristeza, Felicidad, Desagrado y Miedo  estan ya cansadas y sólo atinan a apretar botones a lo loco, hasta que la consola de control de las emociones se jode…. (o es que quiza fuiste de las afortunadas cuyas emociones volvieron a su estado normal después de un tiempo prudente… pero conmigo no fue asi. Se jodió el control de las emociones y todo generó en una depresión post parto, pero esa ya es otra historia que contaré en otro momento).

Y todo este descalabro emocional no es para menos: estas viviendo el proceso fisico y emocional más importante de tu vida, pero tu no sabes nada de esto. No sabes que estas en crisis,  y cómo saberlo, si las imagenes de embarazadas felices que te acompañaron en el embarazo, ahora son madres felices, delgadas, con post partos que transcurren con calma, con dicha que se desborda, sin ojeras,  y hasta con cierta elegancia. Y son esas mismas mujeres las que, con  preciosos senos, alimentan a sus criaturas como si fueran  vacas, mientras a tí te acechan con preguntas sobre la calidad de tu leche, que acaso será agua, que tu suegra no sólo tenia mucha leche, sino de la mejor calidad, que hasta sobraba para hacer flanes para todo el edificio, mira tu. Pues aprovecho el momento para decirte !Bienvenida al post parto!

¿Dije proceso fisico y emocional? Pues si, eso mismo. Físico. Emocional. Nos preparan y nos cuidan para el proceso físico, tenemos una idea, aunque sea lejana, de los cambios y alteraciones fisicas tras el parto, pero nadie nos prepara para el desafio emocional que conlleva traer vida al mundo, parir, amamantar, cuidar del otro, sostenerlo en brazos. Emocionalmente estamos descubiertas, sencillamente porque nadie nos hablo de ello, ni los medicos, ni tu madre, ni tu prima que ya tiene tres hijos y menos tu suegra, que es la fortaleza personificada.

Asi fue parte de mi post parto. Ojala a alguna le pueda servir mi experiencia para llegar con más preparacion emocional a este momento de sus vidas.

Y ustedes,  ¿me cuentan que tal les fue en el  post parto?

Que tengan un dia a toda madre, Laura