Los amigos de mi hijo y sus madres (La Puta Ama y Chocho Morenote)

No es mi intención escogerle los amigos a Cronopio, ni mucho menos, pero seamos sinceras, por pequeños que sean nuestros hijos tratamos de influir en sus relaciones sociales, sobre todo si la madre del presunto amigo nos cae bien, pero con más razón, si la madre del susodicho amigo nos cae como patada al higado. Del primer año de guarde de Cronopio aún frecuentamos a algunos de sus amiguitos, sencillamente porque las madres nos llevamos muy bien.  Tambien sucede que la madre es un amor de persona y es la chica que quieres que sea tu best friend forever, pero su niño es un pequeño talibán en potencia con pocos límites; en esos casos, por simpática que sea la madre, si tu hijo la pasa mal, si cada reunion él y otros niños, salen arañados, golpeados o pateados, das marcha atrás y adiós a tu prospecto de amiga.

He pasado por situaciones que me hacen pensar qué tal o cual niño no es el tipo de amigo que quiero para mi hijo, no por el niño en sí, sino por el ambiente en el que éste se desarrolla. A riesgo de ser calificada como madre controladora por excelencia, les comparto mis experiencias sobre algunas dificultades en relación a los amigos que Cronopio está empezando  a hacer.

El año pasado, cuando aún estaba en la guarde,  había un chico del que Cronopio me hablaba con especial emoción. Conocí a la madre y  fui a fiestas infantiles y convivimos tantas veces como pudo aguantar mi espíritu ya que el curso pasado (a diferencia de este) me era casi un martirio convivir con las madres del cole pero aún así, asistí a las reuniones siempre con la opción de hacerme una realidad alterna que me mantuviera alejada del lugar. Seguro que algunas madres ahí pensaron que estaba medio ida de la cabeza porque yo siempre estaba huida, en otra parte.  Era mi forma de permanecer largo rato en las reuniones, hasta que le presté atención a la madre del amigo de Cronopio.

La Puta Ama  era tan pobre que no hacía otra cosa más que hablar de todas sus pertenencias. Sus cartas de presentación fueron sus estudios de maestría y su casa en el barrio más lujoso de la ciudad. Cualquier cosa de la que esta señora hablara iba aderezada con detalles sobre sus pertenecías, sus lujos y su estilo de vida. Y como el pecho de esta señora no era bodega, se soltó contando su dia a dia, con todo y tragedias. Al nacer su hija le diagnosticaron sordera total irreversible (tragedia uno, muy respetable y comprensible). En ese momento no estaban sus padres a su lado (tragedia dos), sino en Sudafrica siguiendo los juegos de la seleccion mexicana en la Copa del Mundo (tragedia tres, pero esa va por mi cuenta); tuvieron que salir inmediatamente de Sudafrica por lo que no pudieron ver como perdia la seleccion nacional (tragedia cuatro). Claro, comprar billetes de avión de ultima hora, menudo dineral, pero esto no cuenta como tragedia para ella. Ya con sus padres en casa llegó la calma pues decidieron que irian al mejor especialista del mundo, si, del mundo, como si tuvieran que ir hasta la India (gran tragedia, ir a la India, con las diarreas que iban a coger ahi). Pues esta serie de tragedias tuvo buen final: resultó que por aquellas cosas raras del destino, en los dias en que  Plutón se alineaba con Sagitario, el mejor especialista del mundo, si, del mundo, vivía y daba consulta en este pueblo. Que suerte tienen algunas. Y si, el mejor especialista del mundo dijo que la niña tenia una bobería curable con un par de ibuprofenos. Lo que pudo ser un relato sencillo sobre los grandes sustos que nos dan los hijos y lo fácil que pueden resolverse, se tornó entonces en el gran relato que dejaba claro que ella no era una chica cualquiera, que  no era una más en el barrio, ella era la nalga más parada del pueblo… La Puta Ama.

Nunca fue mi intención competir con La Puta Ama, ni siquiera sacar a relucir mis triunfos, ni lo que yo habia hecho con mi vida. Desde el primer chat  ella estableció sus limites y, de forma indirecta, marcaba la pauta… y todas la seguiamos, unas por conviccion, otras por conveniencia y unas más, como yo, preferiamos irnos despacio conociendo a las demas madres. En las fiestas ella marcaba tendencia al hablar, tenia una asquerosa necesidad de ser escuchada, de hablar y hablar de sí misma y todos asumimos el rol de escuchas. Nos comportamos muy politicamente correctos y nadie ahí dijo esta boca es mia, hasta que directamente y sin escalas me preguntó que camioneta tenía  yo. ¿Camioneta? Yo no tengo camioneta, querida, ni nada que se le parezca porque sencillamente yo no sé conducir. Su cara era un poema. ¡¡¡¿¿No tienes camioneta!!?? ¡¿Cómo le haces?! (por favor,  agreguen a este relato una docena de emoticones con cara de horror, tristeza y asco). Es muy facil, contesté. En internet hay un plano de la ciudad con todas las rutas del transporte publico; escribo donde estoy, a donde quiero ir y listo. Pobrecilla, le habrá dado una diarrea cerebral al imaginar que una de las madres del colegio se movia en transporte publico. Y con la distorsionada idea que hay en este pueblo de relacionar la pobreza al uso del transporte público, ya se imaginarán… asquito mil.

El colmo de la presunción tuvo su pináculo cuando dijo que su esposo media 1.92, para enseguida preguntarnos a cada una por la estatura de nuestros respectivos maridos. Hartita estaba ya de oírla que cuando fue mi turno de hablar sólo pude decirle con cierto tono de decepción que mi esposo, con todo y tacones, no alcanzaba a medir los 1.92 mt  de su marido. Silencio total. Todas me vieron con cara de la has cagado con la rica del pueblo, con la nieta del ex gobernador, con esta chica tan amable que nos llevará a su rancho, vaya, que metida de pata con La Puta Ama. Hasta aquí llegó mi participación en las reuniones con los amigos de la guarde, me cansé de ser una expectadora pasiva de la La Puta Ama y su necesidad de ser admirada y reconocida por sus oros; además, sus relatos eran aburridos, planos, carentes de gracia. No hubo ni una pizca de emoción cuando  nos contó de la inauguración de una nueva sucursal de negocio del marido; ni un asomo de euforia o de fervor en su historia de cuando se hizo cargo de la casa hogar que fundó su abuela, pero su semblante se llenó de gozo al recordarnos,  una vez mas, que su abuelo fue gobernador y, por lo tanto, su abuela la primera dama del pueblo.

Claro que el amigo de Cronopio no tenía responsabilidad alguna de las burradas que decía su madre, pero decidí poner espacio de por medio. Por suerte la cosa no llegó a mayores porque a Cronopio lo cambiaron de aula y, con ello, cambió de amigos.

Hoy Cronopio tiene unos cuantos amigos favoritos, algunos cuyas madres son un encanto y otra… bueno, qué les cuento…

Cronopio y el hijo de la  Chocho Morenote (también conocida como la Morena Peroxido) se adoran, por ello yo pasaba por alto que ella fuera abusiva y bastante vale madres para algunas cosas, sobre todo las cosas de los demás. Un día la auxiliar del aula me dijo que el niño de la Chocho Morenote se había orinado y le habían prestado las chanclas que mi hijo tenía de repuesto. No hubo problema hasta que pasaron tres meses y ni rastro de regresar las chanclas al colegio; le mandaba whatsapp que no contestaba, como no contestaba mis llamadas. Que si,  que eran unas chanclas cualquiera, pero eran las chanclas que la  habían salvado de llevarse a su hijo descalzo y que debía regresarlas al colegio, de la misma forma en que yo regresaba aquellas prendas que le prestaban a mi hijo. Hasta que me encontré a  Chocho Morenote  de camino al colegio y le dije que por favor regresara las chanclas.  No tenía ni puta idea de lo que yo le hablaba. O por lo menos fingió desconocimiento, o amnesia  y seguramente, ante sus ojos quedé como una muerta de hambre por  armar tal desmadre por unas chanclas de mierda, pero que son ¡¡mis chanclas!!  Yo sé perfectamente los zapatos,chanclas y ropa que tiene Cronopio y perfectamente podría identificar cuando algo no es de él sobre todo porque las chanclas de marras tenían un  “Cronopio” escrito con plumón indeleble. Pues si, me quería ver la cara de tonta y así ha sido;  ha pasado casi un año desde el episodio de las chanclas y  si te veo no me acuerdo.

Decidí no darle más importancia a este asunto, hacerlo a un lado y seguir conviviendo, por mi hijo, por el suyo y así fue como llegué a la fiesta infantil más triste a la que he asistido. Lo que vino después de esta fiesta de cumpleaños fueron una serie de sucesos raros y tristes, como que su niño no se presentó al colegio por tres semanas y no hubo forma de localizarla porque los números telefónicos que  proporcionó al colegio y a las conocidas, como yo, ya no estaban habilitados. Nadie sabía dónde vivía y la otra madre del cole que unas cuantas veces la llevo a su casa dijo que en realidad siempre la dejaba en una esquina cualquiera porque era claro que ella quería la comodidad de ir en auto pero no quería que supieran su domicilio. Y a raiz de su reaparición vinieron una serie de explicaciones no pedidas, una más incongruente que la otra.

Llegué a mi límite cuando en una salida a visitar la casa de campo de otra madre del cole, nos fuimos varias en una camioneta, incluida Chocho Morenote. Era un viaje por carretra y su hijo se mareó y vomitó, como le puede suceder a cualquier niño, el asunto está en cómo reacciona la madre de vomitador. La Peroxido no se cortó un pelo y cuando llegamos  a nuestro destino se puso a limpiar el vómito ¡con la chaqueta de la dueña de la camioneta! Y ahi mismo dejó la chaqueta sucia. ¿Qué esperaban, que pidiera permiso en casa de la anfitriona para lavar lo que habia ensuciado? Pues no. Al finalizar el dia, cuando ya todas nos despediamos, otra chica y yo de verdad pensabamos que Chocho Morenote iba a llevarse la chaqueta a su casa para lavarla  y ofrecer disculpas. Pues no, se equivocan de nuevo. Agarró la chaqueta con vómitos y se la entregó a la dueña en su propia mano.

Y ustedes volveran a preguntarse, que responsabilidad tiene el niño de que la Peroxido sea una anormal. Pues si, ninguna. De la misma forma de que Croponio no es responsable de mis emociones o de que tome ansioliticos para no desbordarme yo sola.  Llegados a este punto, tendré que aceptar que, por lo menos  hasta ahora, Cronopio se  relaciona más con los hijos de aquellas madres con las que más simpatizo, con las que me siento más en confianza y, tambien,  con las que comparto ciertos valores basicos y digamos, hasta una forma de crianza, porque no me imagino conviviendo con una madre súper simpatica que me caiga de maravilla pero  que eduque a sus hijos con golpes o amenazas o que valore a las personas de acuerdo a lo sus pertenecias o al barrio donde viven, porque, tristemente, esos mismos valores son los que le enseñan a sus hijos.

No se trata solamente de escogerle los amigos a Cronopio; se trata también de que yo debo ser mas cuidadosa con aquellas madres con las que, por una razon u otra, decido relacionarme. Y aún así, andando a tientas, pensando que estoy siendo cuidadosa al elegir mis amistades, me equivoco garrafalmente y me topo con la reencarnación de Maria Montessori, pero ese ya es otro post.

Y ustedes,  ¿influyen de alguna manera en la elección de amistades que hacen sus hijos? ¿Acaso seré yo la mas delicada y borde y torpe y que se me dificulta relacionarme de forma simple con otras madres?

Seguro que muchas de ustedes han conocido a una Chocho Morenote en tu vida. Vamos, compartan su experiencia. Que tengan un día a toda madre, Laura

Advertisements

8 thoughts on “Los amigos de mi hijo y sus madres (La Puta Ama y Chocho Morenote)

  1. Hola Laura:
    Que tire la primera piedra aquella madre/padre que no hace eso… De manera más o menos directa, pero creo que todos hacemos esa criba. Y que además es vital en tanto en cuanto los hijos son pequeños. Otra cosa es que nos podamos equivocar en esa selección, pero somos humanos…. Y padres.
    Mi peque mayor tiene tres malos bichos cerca en el cole… Y me encantaría quitármelos del camino, pero a día de hoy no veo cómo. Espero que la relación con el tiempo se distancie por la toxicidad que veo en ella, de niños dominantes y caprichosos que han encontrado a quién dominar y subyugar…
    Y por supuesto en esa línea los respectivos padres no se hacen querer 😎.
    Me negaba a decirle a mi hija:”con esos niños no quiero que juegues”, pero a lo largo del último curso hemos vivido situaciones en que finalmente hemos tenido que insinuarle que no es recomendable que tenga “amigos” que no le tratan como igual… Quizás me equivoque de cabo a rabo…. Pero es lo que hay.
    Besos grandes

    • Hola Yola! Yo creo que no te equivocas al querer proteger a tu hija. Nosotros tenemos un vecino de 6 años que es un taliban, con perdon de los talibanes. Venia mucho a casa a jugar con Cronopio y este siempre salía llorando por algun abuso del otro. No sabiamos que hacer, si dejar que los niños se entendieran y resolvieran sus problemas o que. Hasta que me topé con un articulo que dice que los padres debemos intervenir cuando hay niños abusadores o pasados de groseros. Tenemos que intervenir y parar eso porque de otra forma estamos normalizando la agresión que, por desgracia, hay entre niños. tambien decia ahi que efectivamente, hay niños que buscan maltratar, ser agresivos con otros niños y eso es un reflejo de la vida que tienen en casa, que hay alguien que los violenta, los abusa y esos niños sacan su dolor, su furia, con lo que les han enseñado, abusando.
      este articulo nos abrio los ojos. Un dia llego Cronopio llorando a casa. Mi Churri fue directamente a casa del Taliban y le dijo a la madre que por favor su hijo no buscara mas al nuestro, que no ibamos a tolerar sus groserias. La madre del Taliban alucino en colores, Nunca espero algo asi. Y mira, asunto arreglado. por otra parte, hemos hablado con cronopio, diciendole que se junte con aquellos amigos que lo hacen sentir bien, que lo cuidan, que son amables con el. En esas estamos y hemos avanzado. Si encuentro ese articulo te lo hago llegar.

      Te mando un abrazo grande!!

  2. Hola, he entrado por curiosidad. Al principio como no te había leído nunca, no sabía si eras española o mexicana, algunas palabras me parecían mexicanas y otras frases muy españolas jeje hasta que leí tu biografía. Yo soy mexicana viviendo en España, y no se si sería el mismo tipo de mamá aquí que allá, yo he intentado tener de amigas a mamás de amigos de mi hijo también de 6 años, hicimos un grupo y termino como el rosario de la aurora, porque empezamos a ver que no teníamos un método de crianza ni de cerca en común. Unas tenian la mano muy suelta hasta el otro extremo de total sobreproteccion. Leyendo a pedagogos en el tema, al final tenemos que hacer una criba y buscar quien tenga con nosotros un pensamiento cercano al nuestros, porque queramos o no nuestros hijos se educan en tribu, por así decirlo, y si lo dejo ir a casa de un amigo, esperaré que vea si no las mismas reglas, normas, etc que en casa, algo parecido. Y por último me da curiosidad, lo de María Montessori? A qué te refieres? Jaja.

    • Gracias por entrar al blog y, sobre todo, gracias por comentar.

      has dado en el punto: criamos a los hijos en tribu y es logico que busquemos a nuestros semenjantes, a nuestros parecidos. Y criar en tribu toma otro matiz cuando careces de una familia de donde echar mano para que te apoyen (incluso dentro de tu misma familia hay diferentes metodos de crianza y quiza hasta digas que ni loca le dejas a tu hijo a tu tia, la mas neurotica del pueblo. Precisamente por criar en tribu es que una debe elegir mejor a las otras madres con la que se relaciona. creo que tanto en España como en Mexico las madres somos casi de la misma forma, aunque con diferentes preocupaciones de acuerdo a nuestro contexto. Y si, cuando dejo a mi hijo en otra casa yo sè que donde lo dejo va a recibir determinado trato. Por ejemplo, un dia de parque, en una distración mia, la misma Chocho Morenote le habia dado a mi hijo dos chiclets, asi, por sus cojones, porque a ella se le hace facil que su pequeño hijo mastique chicle.

      Por otra parte, nuestra familia es mexicana – española y asi mismo es nuestra vida. tenemos palabras y expresiones de los dos lados. No es que yo pretenda convertirme en una nueva Pau Rubio, pero si tiendo a escribir mas en castellano de España porque tengo mas lectores alla y, por otra parte, el desafio es mayor a la hora de la escritura.
      Sobre Maria Montessori, pues que en mis andanzas de madre me he topado con otra que es la viva reencarnacion de la Montessori, o por lo menos eso pretente. Postureo total, pero como dije, ese ya es otro post.
      Gracias por pasarte por mi blog, paisana! Saludos!

  3. Hola .muy muy difícil controlar o llevar mas o menos bien La relación de los niños con otros niños…en mi caso mi niño tiene 7 añitos y va todos los días donde sus abuelos ja jugar con los niños vecinos en la calle ( en colombia a un se hace esto) y pues imagínate no solo son niños conocidos si no de todos lados ufff por suerte mi hijo siempre hay alguien vigilándolo y increíble .el único padre q esta vigilando es sera por tantos años viviendo en España pues cuidamos mucho nuestro retoño en fin… Me canse de seleccionar las amistades de mi nene y simplemente le enseñe a defenderse y con las madres de ellos un saludo y ya esta y como a los cumples mandas el niño solo así q mas fácil.

    • Hola! en los cumples se manda al niño solo? aqui no sucede asi y, la verdad, no quisiera que mi hijo fuera solo. Que suerte tienen los niños en Colombia por poder salir a la calle a jugar! Donde vivimos nosotros actualmente tambien tenemos esa oportunidad, pero como sucede con ustedes,no hay padres vigilando, solo nosotros y me parece muy bien que vigilemos a los hijos, que no porque esten con otros niños eso significa que van a estar completamente seguros. O será que soy muy desconfiada? Lo que me dices de tu esposo como el unico padre vigilando, me recuerda que ha habido ocasiones en el parque que hay mas de 20 niños y solo un par de padres presentes y no dejas de preguntarte ¿dónde estan los padres, no les angustia dejar solos a los hijos? Gracias por comentar, te mando un abrazo!!

  4. Eso de seleccionar a los amigos de los hijos no termina, mira yo tengo a una adolescente, y es un batallar, porque ya se siente grande y nadie la comprende, está en esa etapa en que sus amigas son lo más importante en su vida, más que los padres, más que nada…
    Y es pelear y discutir, estira y afloja, que esa niña es mala influencia, que la otra es buena chica… en fin, tengo un problema porque hay una chica muy mala influencia con la mía, pero la mía la adora… y su mamá es muy amable, educada, étc… pero la hija es todo lo contrario…
    En fín, no creo que seas controladora, eres mamá, y siempre buscamos lo mejor para nuestros hijos, incluidos claro las amistades y las familias de esas amistades y los entornos de esas amistades y las consecuencias de seguir con esas amistades…
    Del tipo de mamis que mencionas he conocido varias, antes me causaba mucha angustia, porque Mija era hija única y yo mamá primeriza, quería que ella encajara y yo me tenía que aguantar a las mamás y a los papás para que ella tuviera amigos… pero mira, la vida te va enseñando y ahora es más sencillo con los siguientes hijos, ellos se dan cuenta más pronto quién sí es su amigo y quién no.
    Te envío un abrazo desde el norte 😀

    • Por lo q dices la cosa tiende a empeorar!!! Que difícil lo de tu hija… cuando yo tenía esa edad lo la importante eran los amigas, justo como tu hija. Creo q si los hijos a juntan con indeseables lo q nos queda hacer es trabajar en su autoestima, para q así no se dejen impresionar por cualquiera. Yo, como tu, también aguanté a padres odiosos para encajar, para q el niño tuviera amigos pero me cansé de esto. Un abrazo desde el centro del país!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s