Embarazo y depresión (de cómo no pude ser Charlotte y me convertí en Bridget)

Expectativa de como iba a lucir cuando me embarazara

Expectativa de como iba a lucir cuando me embarazara

Nunca imaginé que durante el embarazo, esa etapa encantadora, yo pudiera haber vivido otro periodo depresivo mayor. Jamás me pasó por la cabeza algo así, y cómo  iba a ser, si estaba rodeada de imágenes idílicas del embarazo, de mujeres radiantes con sus enormes barrigas, esperando felizmente la llegada del bebe. Lo confieso: a mí no me gustó estar embarazada. No dudo que haya muchas mujeres que disfrutaron su embarazo pero no es mi caso y lo peor es que no pude expresarme como yo lo hubiera necesitado porque, recién estrenada en la maternidad, tenía miedo de que me tacharan y me juzgaran como mala mujer y peor madre, incluso me costó trabajo aceptar ante mí misma que no me sentía emocionalmente bien; ni siquiera pude escribirlo en mi diario por miedo a que mi hijo algún día dudara de mi amor. Hoy día, si me llegaran a decir tales calificativos, la verdad, es que se me resbalarían por completo porque sé el vínculo de amor que hay entre Cronopio y yo.

Las imágenes de la maternidad que fui adquiriendo durante toda mi vida poco a poco se fueron derrumbando y pasaron a ser mitos urbanos. Mi idea previa del embarazo poco tenía que ver con la embarazada que realmente fui. De soltera era fan de Sex and the City, nunca me identifiqué plenamente con ninguna  de las protagonistas que, para ser tan modernas, eran bastante recatadas, pues ni un pedo se podían tirar libremente en la cama de sus muchos amantes. Me gustaba la serie por la propuesta estética, hermosos zapatos, vestidos y bolsos en mi ciudad favorita. El caso es que cuando vi a Charlotte York embarazada no pude sustraerme de asumir que así  quería  lucir en el embarazo. Si, no se rian.  Nada más alejado de la realidad.  Además de que nunca se me ocurrió preguntar en donde se visten esas embarazadas que lucen tan bien, porque en el momento en el que compras tu primera prenda pre mama, paralelamente comienza el proceso de tu  despersonalización, pero no tienes más remedio que meterte dentro en esos vestidos bobos, llenos de lazos y flores, que nunca te han gustado, pero que son los únicos donde caben  toda tu humanidad y tu.

Charlotte York, con vestido de Oscar de La Renta. Asi se supone que tenia que verme yo

Charlotte York, con vestido de Oscar de La Renta. Asi se supone que tenia que verme yo

Para mi decepcion supe desde el primer trimestre que mis emociones, en complicidad con las hormonas, no me darían para ser la Charlotte York de mi pueblo, sino  Bridget Jones, y lo supe  desde el momento de hacerme los primeros análisis. En la sala de espera estaba otra embarazada toda guapa, a la moda, totalmente combinada, con su impecable manicura, zapatos, lentes, aretes, sin un cabello fuera de lugar  (vaya, una Charlotte York cualquiera) y yo ahí, chorreando baba, aún en pijama, sin bañar, en chanclas y, lo que es peor, con un desasosiego e incertidumbre de madres y sintiéndome poco menos que mierda. Así fue mi transcurrir los dos siguientes trimestres. Apenas me dió la vida para lucir como la Bridget Jones del barrio.

Y esta es la realidad de como lucí embarazada, asi de guapa y elegante

Y esta es la realidad de como lucí embarazada, asi de guapa y elegante

Mi aspecto fisico era sólo la muestra mas evidente de que no me sentía bien, ni plena ni nada y no podía ser de otra forma si con suerte dormía un par de horas; me fue casi imposible conciliar el sueño durante los dos primeros trimestres del embarazo. No sabía que estaba pasando conmigo, empezaba a suponer que el embarazo era así, jodido, y sólo  me aferraba a un anuncio de la televisión, “ser tu madre es lo mejor que me ha pasado, a pesar de los dudas y miedos que tuve al principio”, decía una mujer en voz en off, mientras  madre e hijo irradiaban felicidad bebiendo leche Nido. Sólo pude suponer que la mujer del anuncio algún día se sintió como yo.

Cuando no pillaba el anuncio, pasaba horas viendo en Facebook las fotos de mis amigos con sus hijos. Me hicieron sentir que en unos años yo también estaría posando feliz con mi niño, en el estadio de los Yanquis, como Enrique y Eric, y que si tenía una niña, podríamos jugar a vestirnos totalmente vintage, como Isbel y Enya.

Y es que la depresión que anteriormente padecí no me dió tregua en el embarazo pero eso lo supe hasta que me atendí por depresión post parto y pude entender muchas de las cosas que sentí esos nueve meses. Durante esta etapa jamás me pasó por la cabeza que pudiera estar deprimida y todo ese sube y baja emocional por el que pasé, pensaba que se trataba en realidad de consecuencias de todos los cambios que estaba experimentando.  Y ustedes diran que tambien pasaron por un desorden emocional y no tuvieron depresion. La diferencia es que yo me quedé inmovil, muerta de miedo, bajo las sabanas, viendo en Youtube tutoriales sobre los cuidados del bebé, saliendo a revisiones, analisis, citas con el medico, a comer  y poco mas.

(Tambien lloraba por todo y por nada. Y por  llorar, lloré por Edward Snowden y por su madre, al imaginar el recorrido que tendría que hacer hasta Rusia si queria llegar sin que lo atraparan. Y ya casi era yo la madre de Snowden, corriendo peligros junto a mi hijo y creyendo que el no era un delicuente, sino un heroe. Vaya, que me armaba unas telenovelas intensas, explosivas y donde la hormona era la guionista estrella).

Así que sólo  pude concentrar mis fuerzas, físicas y emocionales, en comer adecuadamente, en hacerme todas las revisiones, análisis y chequeos médicos. Mi cuerpo respondió de maravilla. Fisicamente tuve un embarazo genial; el reto mas grande fue emocional, y es que practicamente cualquier cosa me hacia sentir vulnerable y débil, incluso me angustiaba mucho que  mis brazos no fueran lo suficientemente fuertes para abrazar y sostener a mi hijo. Me pasaba la noche haciendo historias, como la de la madre de Snowden, y  pasaba la mañana tratando de encontrar en qué punto de mi extensa angustia me había perdido y a veces sentia que ir a vestime y arreglarme me quedaba lejos, a siete estaciones del metro, y me cansaba sólo de pensarlo y regresaba a la cama a volver a pensar en… ¡las siete plagas del Apocalipsis!

Y con tanta plaga acechando encima de mi cabeza, no pude planear a detalle la llegada de Cronopio como me hubiera gustado; ir de compras y perderme entre los 200 modelos de biberones era un asunto que me ponía muy mal, como si las tiendas de bebés gritaran mi incapacidad para ser madre, para saber elegir la mejor ropa para mi hijo. Si no podía siquiera decidir entre la extensa variedad de biberones, ¿cómo podría tomar decisiones trascendentales en la vida de mi hijo? Y ahora que voy de compras y veo esas vitrinas con habitaciones de bebe hermosas, pienso  en las habitaciones de bebé que tanto quise, que tanto repasé en mi cabeza antes del embarazo, o en las habitaciones que yo ayude a arreglar, con la ilusión de que así recibiría a mi hijo. Y no pudo ser así. Compramos lo necesario y mantas, muchas mantas; sentía el enorme impulso de abrigar a mi hijo, de que no pasara frio. Y el Churri, por su parte, se fue a la madereria y le hizo  una linda cuna blanca a Cronopio.

Así nos estrenamos el Churri y yo en la maternidad, dándonos de bruces y desechando todas esas imagenes, casi poeticas, de la maternidad perfecta. Que pena con mi Churri, que imaginaba que el embarazo era una etapa de plenitud en pareja, lo siento mucho, cariño, que no pude hacer unos nueve meses por lo menos divertidos.

Y, sin embargo, en medio de tanta confusión y llantos, para nosotros fue un etapa de mucho crecimiento como pareja, de estar compenetrados al máximo, haciendo un lazo entre los dos, enorme, profundo, bello. Asi construímos el Churri y yo nuestro nido, aquel donde habría de llegar nuestro hijo.  Ese fue el mejor recibimiento que le pudimos dar a nuestro hijo, más perdurable, las valioso, más bello que cualquier habitación copiada del Pinterest.

Y ustedes, como se imaginaron su embarazo? Cumplieron sus expectativas? Vamos, atrévanse a comentar!

Que tengan un día a toda madre, Laura

Advertisements

8 thoughts on “Embarazo y depresión (de cómo no pude ser Charlotte y me convertí en Bridget)

    • Desde que me planteé escribir sobre mi maternidad quise hacerlo desde la honestidad y tocar temas difíciles o de los que poco se habla como la depresión. No podría escribir un blog que no fuera así. Gracias por leer y comentar¡ abrazo😉

  1. Mi embarazo fue bien físicamente. Hormonalmente hablando fue medio-medio, aunque no tuve depresiones, afortunadamente. Eso sí, para nada fue un embarazo chic, más bien fue Bridget Jones jaajaajajaa. Yo siempre he pensado que a las embarazadas de los anuncios les ponen la barriga de pega, pero en realidad no están embarazadas, porque tanta perfección me parece imposible 😛
    Un abrazo!

    • Otra Briguitte Jones! Me da gusto 🙂 Yo también creo que esas embarazadas de foto tienen una barriga falsa lo intuyes porque están paradas muy rectas en una postura que embarazada no tienes. Si bien los anuncios nunca tendrán una Briguitte cualquiera, estaría bien que fueran un poco más realistas con las imágenes que presentan y nosotros lo agradeceríamos. Saludos y gracias por comentar 🙂

  2. Gracias por escribir estas líneas, pienso que serán de ayuda para otras mamás que se encuentren en esa situación y crean que son las únicas que viven algo asi.

    • Gracias a ti por leerme. Este blog pretende ser sincero y escribir de la maternidad como realmente la he vivido, escribir sin filtros ni Photoshop. Espero que otras madres al leerme se sientan más aliviadas. Saludos!

  3. Me ha gustado mucho el post porque no es frecuente encontrar una visión de la maternidad sin censura. Es muy triste que la sociedad condicione nuestra visión del embarazo y la maternidad como algo idílico y perfecto, con esto solo se consigue provocar frustración y sensación de fracaso como madres. Pero no, claro que en el embarazo no tenemos que estar estupendas, ni física ni emocionalmente. Es un momento de cambio brutal y como tal lleva un proceso de asimilación.

    Y como bien dices, lo maravilloso fue ese proceso de crecimiento en pareja y eso no hay nada material en el mundo que lo pueda igualar.

    • Hola! Cuando me propuse escribir este Blog me comprometí conmigo misma a hacer algo honesto y no repetir la misma imagen de maternidad perfecta de la que estamos rodeados e inundadas. Gracias por compartir mi visión y más gracias por comentar. Un abrazo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s