Plantar un arbol, tener un hijo y… ¡abrirse un blog!

No sé cuanto tiempo ha pasado desde que decidí abrirme un blog. Seguramente más de un año. Cuando estaba embarazada intenté escribir el blog “Esperando a Cronopio” y narrar cada una de las sorpresas, buenas y malas, que me llevé descubriendo (o redescubriendo) la maternidad. El cansancio, el agobio y, ciertamente, la tristeza, no me permitieron hacerlo. Escribí poco sobre aquellos días; poco menos de nueve meses se llenaron de silencios que fueron los que finalmente hablaron por mi.

Después vino la depresión post parto y me quedé medio perdida, a lado de todos mis miedos, con un bebé en brazos y un marido que, con pena y mucha paciencia, me veía llorar. Se trataba de locura, tristeza, depresión, puerperio o ¿qué carájos me estaba pasando? ¿Como pasé del baby blue a la depresión post parto?

Esta historia empieza cuando decido tomar antidepresivos. No fue fácil; no se trataba de tomar la pastilla de la felicidad y hala, a disfrutar. Ha sido necesaria mucha terapia, mucha reflexión e introspección para salir airosa. La escritura, ciertamente, ha sido un gran apoyo en este proceso, por ello, es que quiero hacerles participe de estas vivencias.

Quiero compartirles lo que ha significado ser  madre a los cuarenta años, las implicaciones fiscas, emocionales y sociales; cómo me he hecho madre en medio de la depresión y cómo he aprendido a disfrutar, riéndome de ello y de mí misma.

En este espacio reivindico mi derecho a sentirme como me de la gana o, incluso, a estar deprimida; parece que a las madres nos están vedadas estas emociones, que tenemos que vivir en un permanente momento Kodak. Pues sepan que para mí, al menos, no es así. La depresión no se me quitó solo por ver la carita de mi niño durmiendo, tuve que ir a terapia. Vaya, que la carita de mi niño durmiendo puede ser la felicidad total: es la hora de ver una peli, de hacerse la manicura y, con suerte, dormir hasta chorrear baba.

Después de unos meses de tratamiento antidepresivo mi maternidad ha cambiado totalmente: cada uno de los fantasmas que me acompañaron desde el embarazo se han ido debilitando, aunque algunos de ellos, medio cabrones, se niegan a morir y de vez en cuando me susurran al oído todos mis miedos. Y, con la partida de los miedos, la relación con Cronopio, mi hijo, se ha  vuelto diáfana e intensa porque me he permitido sentir y disfrutar  la felicidad de ser su madre.

Ahora me uno a la comunidad de madres 2.0 porque ellas me han ayudado a crear mi propio modelo de madre; me he sentido identificada y apoyada por madres que, a lo lejos, no quieren dejar de ser ellas mismas, ni quieren competir por ser las mejores madres.  Quiero  compartir mis experiencias y que les sirva a todas aquellas que se sienten tan confundidas como yo, que se niegan a seguir modelos de madre impuestos por la sociedad.

Como académica he tenido la oportunidad de escribir y publicar mucho, cosas que pocos leen porque son para un publico reducido; las plantas me encantan (ya no las mato con excesivos baños de sol, ni las ahogo) y, en una de esas, hasta una planta de mariguana tuve (y Shiva, la gata, se volvió medio adicta, pero ya estuvo en clínica gatuna de rehabilitación). Ya soy madre, que me falta? ¡Un blog!

¡Que tengan un día a toda madre!

 

Advertisements

13 thoughts on “Plantar un arbol, tener un hijo y… ¡abrirse un blog!

  1. Pues bienvenida seas!!!
    Me encanta la sinceridad y filosofía con la que lo has estrenado. Y te cuento un secreto: Yo también tuve una depre postparto y el blog me ayudó mucho, más bien el leer blogs de madres no perfectas. Prometo pasarme a menudo por aquí. Lo que no prometo es contestar… Que ya sabes que soy una vaga de conj…

    • Qué ilusión, mi primer comentario! Y es de la desblogger, feliz estoy. Yo espero q otras que me leen y que tienen depresión post parto no se sientan tan mal y que de algo les ayude mi experiencia. También se trata de reírse juntas. No podría tener otra filosofía este blog, seria como traicionarme a mi misma. Abrazos, muchas gracias por comentar 🙂

  2. ¡Felicidades! Qué gustazo leer tu particular forma de vivir la maternidad. Gracias por compartir tus puntos de vista sobre un tema que nos atañe tanto a las que son mamás, como a las que como yo, no lo somos. Me encanta que derribes mitos y tu capacidad para reírte de ti misma a pesar de que las situaciones por las que has pasado no son precisamente graciosas. Espero que compartas tus relatos con frecuencia. Que tengas mucho éxito y hartos lectores.
    ¡Hasta el próximo post!

    • Espero q disfrutes de mi Blog y nos riamos juntas que a la depresión hay que plantarle la mejor cara y la mejor de las carcajadas. Seguro no voy a derribar los mitos yo sola, pero que haya otras madres que se puedan sentir identificadas y hasta aliviadas, con eso me doy por bien servida. Abrazo!

  3. Hola: Yo soy madre adoptiva, actualmente tengo 47 años y mi chamaco tiene 4. No se de que se trata el juego de las hormonas en el embarazo, pero a la llegada de mi hijo yo estaba viviendo un duelo muy importante, así que los primeros 3 años del chamaco me la pase también en depresión y terapia, sin pastillas. Pero me da gusto saber que tu te tomas el tiempo de escribir lo que otras vivimos y en lo que te pueda servir cuando quieras tocar el tema de la adopción y los 40s, aquí estoy.

    • Gracias por pasarte aquí a comentar. Yo quiero compartir mi experiencia para que otras se animen a salir de la depresión y puedan vivir su maternidad a plenitud. Me gusta la idea de poder entrevistarte para que nos compartas este proceso de adopción y depresión a los 40. Mi correo es lamoleskinedemama@gmail.com, cuando gustes me encararía charlar contigo. Un abrazo!

  4. Vaya que me ha hecho reflexionar leer tu post!

    Me identifico mucho con tus vivencias, tu tono y tu historia. Gracias por escribir! En lo personal me llega de golpe, porque yo he compartido esos miedos y presiones, y las he superado también, con mi pareja. La pareja que elegí y me eligió para compartir esos problemas y esas alegrías, y avanzar siempre resolviendo uno a uno, y poco a poco, cada inconveniente o cada zancadilla que nos pone la vida, o nos ponemos nosotros.

    Se de buena tinta que poner a andar este Blog no habrá sido facil, porque todo lo que tienes que contar está ahí presionando por salir y, a la vez, impidiendo que lo hagas libremente. También lo se porque alguien muy cercano ha perseverado durante mucho tiempo, con mejores y peores momentos, y por su tenacidad ha arrancado una andadura escribiéndolo. Sigue escribiendo, es tu cecisión, tu pasión y válvula de escape. No dejes que los replys, los números o los comentarios defavorables de aparten de esta nueva costumbre.

    Estare muy pendiente de tus posts, de leerte con cuidado y de comentar cuando pueda los detalles y mis opiniones. Aquí tendrás a alguien que espera con ganas leerte,

    Aurrerá!

    • Gracias, Olivia. Si,ha sido difícil sacar este blog, ahora me siento con el compromiso de sacarlo adelante. Por suerte tengo un gran apoyo en casa y que me anima mucho. Y si los numero no van como quisiera,siempre queda la escritura,que a fin de cuentas es lo mas importante. Un beso!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s